visitantes


No sabrás todo lo que valgo hasta que no pueda ser junto a ti todo lo que soy.

8.9.10

cerró los ojos, atravesó la puerta y se marchó. Estaba solo pero no le importó. no volvería, lo había dejado, ese lúgubre edificio y sus mercancías habían quedado atrás... pero la blancura de sus... NO lo había dejado.
Pasó un mes y cada día estaba peor, al final, su madre fue por el a ese edificio. cuando volvió le dijo: -centoyo, he estado en la librería, no te enfades pero un libro no va ha hacerte daño.