visitantes


No sabrás todo lo que valgo hasta que no pueda ser junto a ti todo lo que soy.

17.1.11


cerró los ojos, inspiró hondo y echó a correr, corría a máxima velocidad, y sonreía, porque no corría en una carrera, nadie le miraba; era como su vida, sin una salida clara, ni una meta escrita, solo un camino delante y miles de posibilidades, podía ir deprisa o despacio, era su problema, podía sonreír o llorar, ¿a quien le importaba?; lo único importante era saborear cada bocanada de aire, cada pensamiento, sentir el viento en la cara, ver el mundo pasar debajo de él...